Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
acne

Todos y todas tenemos una tendencia a pensar que el acné es una patología que sólo sufren los adolescentes, pero la realidad es que ocurre en todo tipo de personas, sin depender de la edad o del sexo. El acné es un trastorno  de la piel que ocurre cuando los poros se obstruyen con grasa y células muertas, normalmente dando lugar a puntos negros o granos en las zonas de la cara, la frente, la parte superior de la espalda, el pecho y a veces también en los hombros.

Primero debemos diferenciar un poco entre el acné juvenil y el acné adulto. El acné juvenil afecta a la mayoría de adolescentes (aunque se da  más en hombres) y su causa principal es la piel grasa resultado de los andrógenos. Acostumbra a aparecer en las zonas de la frente y la nariz.

En el caso del acné adulto se puede afirmar que la mayoría de afectadas son las mujeres y entre las causas más comunes encontramos los cambios hormonales que se producen con la menstruación. A diferenciad el juvenil, este acné acostumbra a salir por la zona de la barbilla, mandíbula y peribucal (o también llamadas zona «T» en los jóvenes y zona «U» en los adultos).

¿Cómo podemos cuidarnos la piel y prevenir el acné?

Para ello es imprescindible que te fijes una buena rutina de alimentación, deporte y dormir bien, pero sobretodo que tu rutina incluya siempre la limpieza de tu piel, con tónico e hidratación. Algunos de los ingredientes o elementos que se consideran más efectivos para combatir o prevenir el acné son el bicarbonato de sodio, el limón, el té verde, el ajo, el aloe vera, la miel, la menta o el huevo.

El limón es un clásico curativo, su ácido cíitrico tiene propiedades suavizantes, antibacterianas y astringentes. Te puedes aplicar el limón cortado directamente en la piel o puedes usar productos naturales que lo contengan,  como por ejemplo el jabón de limón. Aunque es el cítrico más común la naranja también se usa ya que tiene propiedades parecidas y también huele muy bien.

El bicarbonato de sodio es otro producto muy usado para tratar varios problemas de salud. Tiene propiedades exfoliantes, antiinflamatorias y antisépticas  y por lo tanto es ideal para eliminar el exceso de grasa en tu piel. Se recomienda mezclar un par de cucharadas de bicarbonato con agua y aplicarlo directamente sobre la piel (no de forma frecuente), aunque también muchos productos naturales como exfoliantes contienen este ingrediente curativo.

Otro remedio muy utilizado para prevenir y reducir el acné es el aloe vera, ya que tiene un efecto antiinflamatorio, antioxidante y antibacteriano. Es muy efectivo cuando lo que queremos es reducir una inflamación, y por lo tanto, si tenemos un brote de acné que a parte de dolernos se ve muy inflamado, el aloe nos puede ayudar mucho a mejorar ambos problemas. Hoy en día, muchos productos naturales pensados para pieles grasas y con acné contienen aloe vera, aunque si tienes una planta a tu alcance siempre puedes cortar una rama y aplicarte la pulpa en las zonas afectadas durante unos minutos.

El caso del huevo no es tan popular o habitual pero también puede tener un efecto increíble para tratar el acné. La clara del huevo hidrata y favorece la limpieza. Lo mismo pasa con la miel, que se ha usado hace milenios en el campo medicinal, ya que ayuda a eliminar bacterias y sobretodo a equilibrar el pH de la piel (a parte de nutrir). Finalmente hay otros elementos o ingredientes muy potentes como por ejemplo el ajo, antibiótico natural por excelencia, el aceite de árbol del té (antiinflamatorio), el aceite de coco, de jojoba o el té verde.

VER PRODUCTOS PARA TRATAR EL ACNÉ