Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

La lucha contra el envejecimiento de nuestra piel y también para suavizar las arrugas que nos van saliendo son dos luchas estrictamente ligadas. Lo más habitual en la cosmética natural es usar aceites vegetales hidratantes y nutritivos para combatir las arrugas. Ésos mantienen la elasticidad de nuestra piel y así evitan las arrugas prematuras. Para que conozcas un poco más sobre el tema, te exponemos algunos de los ingredientes naturales principales usados en soluciones antiarrugas:

La centella asiática es un elemento muy esencial antiedad y reafirmante. Lo puedes encontrar en todo tipo de cremas con finalidades diversas: cremas corporales antiestrías, anticelulíticas, reafirmantes, cremas faciales antiarrugas y también en otras como en cremas cicatrizantes. La centella es antiinflamatoria, antioxidante y además nos ayuda a  aumentar la formación de colágeno en la piel, algo muy importante contra las arrugas.

Como decíamos al comienzo, los extractos vegetales son la base de las cremas antiarrugas en la cosmética natural. Estos extractos contienen los llamados polifenoles, un grupo de moléculas que realizan una función antioxidante y atrapan radicales libres, pero también de reactivar el colágeno, ayudando a mantener la elasticidad de nuestra piel.

La granada (o punica granatum) es una combinació de polifenoles ideal para combatir las arrugas y un buen filtro natural de la radiación ultravioleta. Otro elemento bastante conocido es la planta Tepezcohuite (mimosa tenuiflora), que facilita la renovación de las células en la piel, y también es protectora de nuestro ácido hialurónico y del colágeno. Elemento mágico para pieles sensibles.

Otro esencial es el grupo de aceites y mantecas llenos de ácidos grasos esenciales. El más conocido de este grupo es sin duda alguna el aceite de Argán, usado en multitud de tratamientos contra el envejecimiento de la piel pero también para hidratar en profundidad, ayudando a la suavidad, firmeza y elasticidad de nuestra piel. Su hidratación también puede ser una buena barrera antipolución que podemos usar en nuestro día a día. Aunque su uso puede parecer que sea más ideal para pieles secas, también lo es para las grasas, porque este aceite mágico nos ayuda a regular la cantidad de grasa que tiene nuestra piel.

El aceite de Gérmen de Trigo es otro aceite muy rico en ácidos grasos esenciales, no tan conocido como el Argán. Contiene mucha vitamina E y propiedades que nos ayudan a mantener una piel tersa. Así mismo, el aceite de Borraja es también un esencial que nos ayuda muchísimo a combatir nuestras tímidas arrugas. La Rosa de Mosqueta también es un clásico, más usado para pieles maduras o también para la regeneración de la piel después de una herida y para evitar que queden marcas.

Otro elemento mágico para tratar las arrugas

la fabulosa manteca de Karité. Muy usada y apreciada en la cosmética natural por sus propiedades protectoras pero también hidratantes en profundidad. La manteca de Karité estimula la formación de nuestras células y del colágeno, con una infinidad de propiedades más, todas buenísimas. Si se usa directamente como crema hidratante es importante hacerlo por la noche, ya que es muy densa y durante el día puede que tarde mucho más en absorberse.

Finalmente, la cosmética natural confía cada vez más en las microalgas, como la Spirulina platenss, Dunaliella salina o Haematococcus pluvialis, son algunas de las más comunes. ¿Qué tienen las microalgas? Muchísimos nutrientes desde vitaminas, proteínas, minerales, ácidos grasos etc. Su poder antioxidante es muy potente y ayuda a regenerar nuestro ácido hialurónico, pero también ayudan a prevenir la aparición de manchas causadas por el sol.

Recordamos que las cremas antiarrugas se recomiendan para personas a partir de 30-35 años, momento de la vida en la que dejamos de producir un 50% de colágeno.

VER PRODUCTOS PARA TRATAR LAS ARRUGAS